Factores de riesgo y prevención

Aun las personas que aparentan estar saludables y sin enfermedades del corazón pueden experimentar arritmias. Pero aquéllos que tienen enfermedades del corazón corren el mayor riesgo. Por lo tanto, reducir las enfermedades de corazón es clave para reducir las arritmias. Como la causa subyacente de una arritmia no siempre resulta clara, el mejor plan de acción consiste en prevenir, retrasar y tratar los problemas del corazón como la ateroesclerosis (arterias taponadas) y la presión sanguínea alta.

Prevención de las arritmias 

La prevención puede clasificarse en dos categorías principales: prevención de los trastornos del corazón en general, y monitorización y tratamiento de cualquier problema existente del corazón.

Prevención de los trastornos del corazón
Trate o cuando fuera posible elimine los factores de riesgo que pueden llevar a enfermedades cardiovasculares o arritmias cardíacas.

  • • En su estilo de vida, opte por lo saludable. Vivir para un “corazón saludable” es la mejor manera de disminuir el riesgo de desarrollar trastornos cardíacos. Hacer ejercicio regularmente y seguir una dieta saludable, baja en grasas y con suficiente cantidad de verduras, frutas y otras comidas ricas en vitaminas, son las bases fundamentales de vivir para un “corazón saludable”.
  • Mantenga un peso saludable.
  • Pare de fumar y evite el humo de segunda mano. El tabaco contribuye a tanto como un tercio de todas las enfermedades cardiovasculares.
  • Evite o limite su consumo de cafeína, alcohol y otras substancias que pueden contribuir a las arritmias o a las enfermedades del corazón.
  • Evite el estrés innecesario, como el enojo, la ansiedad o el miedo, y encuentre maneras de manejar o controlar las situaciones estresantes que le resultan inevitables.
  • Vaya a hacerse exámenes físicos con regularidad e informe prontamente cualquier síntoma raro a un médico.
  • Busque tratamiento para cualquier problema subyacente de salud que pueda contribuir a las arritmias y enfermedades del corazón. Algunos de estos problemas son la ateroesclerosis (arterias taponadas), daño a una válvula de corazón, presión sanguínea alta, colesterol alto, diabetes y enfermedad tiroidea.

HRS, Heart Rhythm Society, Patient and Public Information Center http://www.hrsonline.org/PatientInfo/